Fotos

El beso de la resistencia
El beso de la resistencia

El Beso de la Resistencia.

En los tempranos ochenta del siglo pasado, el grupo Vivencia popularizó una canción cuya letra comenzaba: “…Natalia y Juan Simón están presos/la ley los sorprendió/en un beso/…”.(https://www.youtube.com/watch?v=_YcEmSr38cA&list=RD_YcEmSr38cA&start_radio=1&t=16), el mito nos decía por entonces que la letra de aquel tema contaba la historia de dos varones, Natalio y Juan Simón, pero que la censura imperante en los años dictatoriales había impedido que se difundiera tal como fue creada.

Luego, Héctor Ayala -integrante del grupo Vivencia- desmentiría esa versión: Héctor afirmó que esa situación la había vivido con su novia en una sucursal del Banco Provincia de Buenos Aires cuando se besaban, y un policía los amenazó con meterlos presos si continuaban haciéndolo, (http://gracianapetrone.blogspot.com/2009/09/el-legendario-duo-vivencia-en-rosario.html). Casi cuarenta años después, parece increíble que aquel poema musicalizado tenga tanta actualidad. Sí, porque el 02/10/2017, Marian Gómez y Rocío Girat, casadas desde 2016, se besaron para despedirse mientras esperaban el Subte en estación Constitución de la Línea C. Entonces… un policía se acercó hasta ellas y les pidió que dejaran de hacerlo.

La sucesión de hechos que siguieron a esa intervención policial son fáciles de imaginar: abusos, más policías, violencias, gritos y detención, fue la secuencia que pretendió concluir hace unos días con el fallo judicial contra Marian Gómez: un año de “prisión en suspenso” por resistencia a la autoridad. Rocío fue absuelta. Intervino y condenó el Tribunal Oral en lo Criminal Nº 26 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Marian no se considera a sí misma dentro de ninguna de las identidades de género establecidas, dice: “…Yo no me considero lesbiana (…) tampoco binaria, ni intersex, ni trans. Me considero persona, y la verdad es que no encuentro otra palabra mejor que no sea esa para definirme…”. Y Rocío agrega: “…Es muy loco que tengamos que salir a hacer públicas estas desgracias para que el Estado haga algo y aun así no lo hace. Y son todas cosas que nosotras no elegimos: No elegimos que nos violaran, no elegimos que la policía venga y nos agreda, que la discriminen a ella…”. (https://www.pagina12.com.ar/204383-ningunas-victimas).

Creo que la autoridad a la que resisten Marian y Rocío es la que viene de la mano de una moral tributaria al poder del “Pater” (religioso, económico y político) que no se resigna a que los derechos de la diversidad puedan gozarse en plenitud. Plenitud de los derechos de las personas que, como dice Marian, son solo eso: personas sin marcas ni tampoco cicatrices de género. La autoridad resistida es la que, al mismo tiempo, a través de los fallos y sus relatores, niegan otras opresiones: las de clase, etnia, discapacidad, enfermedad o pobreza entre varias más.

Por eso, la de Rocío y Marian es la voz de la subalternidad, que aun sin proponérselo, tal vez encarne muchas otras resistencias por venir.

                                                                                                                        Horacio Esber

Ver y escuchar:

https://www.pagina12.com.ar/204590-condena-por-el-beso-entre-dos-mujeres-la-jueza-entrego-los-f

http://elgritodelsur.com.ar/2019/06/mariana-gomez-sentencia.html

https://fmlatribu.com/noticias/2019/06/28/condenada-por-besar-1-ano-de-prision-en-suspenso-para-mariana-gomez/

 

Horacio Esber    

Recibe Novedades